9 de noviembre de 2009

URUGUAY: En campaña electoral uruguaya el rol de “Dios” centró parte del debate entre los candidatos presidenciales.

Los competidores Luis Alberto Lacalle del Partido Nacional y José Mujica del Frente Amplio contienden sobre el papel de Dios a la hora de definir el Presidente de la República, en una polémica en donde el ex mandatario Julio María Sanguinetti terció este lunes 2 a favor del nacionalista en su libertad de apelar a sus ideas religiosas - Por Patricio Cuevas.
.
En un tramo de la campaña de cara al balotage (segunda vuelta) en donde la ausencia del debate por los principales temas se manifiesta claramente, los competidores Luis Alberto Lacalle del Partido Nacional y José Mujica del Frente Amplio contienden sobre el papel de Dios a la hora de definir el Presidente de la República, en una polémica en donde el ex mandatario Julio María Sanguinetti terció este lunes 2 a favor del nacionalista en su libertad de apelar a sus ideas religiosas.

Todo comenzó el mismo domingo 25 de octubre, día de la elección nacional, cuando en la noche, Lacalle se dirigió a la militancia blanca apostada en la puerta de la sede del Directorio del Partido Nacional en Plaza Matriz, y afirmó que si pasó al balotage fue por obra de la Providencia, aludiendo a Dios en sus creencias católicas.

La respuesta del ex guerrillero Mujica a través de diferentes medios de comunicación no se hizo esperar: “muy conmovido, el doctor Lacalle adujo que la Providencia lo colocó allí, lo que equivale a decir que la Providencia tiene que ver en la elección de candidatos. Yo no creo en un gobernante elegido por Dios ni nada por el estilo. Estos son arreglos y pactos entre hombres. Este es un retroceso en la historia de la humanidad”.

Y agregó, según consignó el diario El País que “es igual a lo que dijo Franco, cuando mandó poner en las monedas ‘Francisco Franco, caudillo de España por la gracia de Dios’. A mí me extraña que en un país republicano y democrático a nadie le llame la atención estas cosas”.

Pero también Mujica se había referido al asunto en Radio El Espectador en donde expresó que en sus conceptos de Lacalle “hacía atribuciones a decisiones de la providencia, rayanas en la fe. Yo respeto toda definición religiosa profundamente, pero ahí sí que me encuentro con una diferencia de carácter abismal”.
Cuando se le pregunta ¿cuál es esa diferencia?, Mujica sostiene que “la diferencia de mezclar la fe en una cuestión de candidatura; me parece que si la providencia existe, difícilmente se ocupe de las candidaturas. Pero la humanidad creyó eso, y eso es la historia del advenimiento de las repúblicas. Es una cosa muy profunda, que por lo visto el doctor Lacalle siente, pero hay un abismo”.

Sobre lo que va a estar en juego el 29 de noviembre, el candidato del Frente Amplio afirmó que “a partir de allí, de que soy un elegido de la providencia, tengo una visión poco menos que de deidad de la jefatura del país. Y yo creo que esto es una República, que nadie es más que nadie, que hay un deber, que un presidente no es un rey ni cosa que se parezca, es una figura responsable, responsable de equipo, se debe al equipo”, para minutos después acotar: “Pa, estoy compitiendo con un candidato de Dios. No es changa”.
Durante un acto en la ciudad de Las Piedras el pasado sábado, Mujica volvió a cuestionar los dichos de Lacalle: “si hubiésemos sabido que competimos con un candidato que cuenta con el apoyo del Espíritu Santo, no nos hubiéramos metido”.

“Al dios que quiera”

Por su parte, el ex mandatario y senador del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti, defendió ayer la libertad que posee el candidato a la Presidencia por el Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, para realizar declaraciones con contenido religioso. “Lacalle puede invocar al dios que quiera”, dijo el ex secretario general del Partido Colorado.

Según Sanguinetti “la sociedad uruguaya es laica y no es un hábito en el debate público las invocaciones religiosas. Pero Lacalle lo ha hecho siempre. Siendo gobierno se lo criticó por ello, al no serlo puede invocar al dios que quiera”, opinó Sanguinetti a Radio Sarandí, al tiempo que remarcó su calidad de agnóstico.

Por Marcelo Márquez.
.