2 de enero de 2012

La profecía anuncia que ¡Chile Será Para Cristo!

Sepa como será Chile, cuando la profecía se haya cumplido.

Pasados los festejos del Bicentenario, la elite intelectual y política chilena ha entrado en un periodo de cuestionamientos e incertidumbre, acusan la ausencia de un “relato” que inflame el alma nacional de cara al futuro. Se trata como de una crisis de identidad, pero apunta más exactamente a criticar la carencia de un leitmotiv, capaz de convocar las voluntades y de engendrar un movimiento social tendiente. El relato de la libertad y la recuperación económica que inspiraron a la sociedad chilena durante el gobierno militar, y el relato de la recuperación democrática y del respeto a los derechos humanos que la inspiraron durante el periodo de la Concertación, se agotaron y se necesita uno nuevo. Sin embargo, el país no está a la deriva, el país no camina a tientas y menos ha naufragado. Hay una profecía evangélica que anuncia el futuro de Chile. Chile ha sido escogido por Dios para ser un país cristiano, Chile ha sido escogido por Dios para ser un país desarrollado. Chile ha sido escogido por Dios como paradigma para los pueblos latinoamericanos, que se hunden empantanados de la mano del bolivarianismo. La profecía anuncia que “Chile Será Para Cristo” y la proclamó el único profeta evangélico, reconocido por el Estado de Chile, el obispo Manuel Umaña Salinas. La lectura de sus páginas le permitirá apreciar la historia, discernir el enrevesado presente y mirar el futuro de Chile, desde la perspectiva profética, desde la óptica divina. Dios quiere a Chile entre las naciones salvas. Chile Cristiano, en la historia, en la profecía y en la contingencia. 300 páginas. Pídalo en todas las librerías del país.
.

.
Gentileza: Chile Crsitiano.
.

No hay comentarios: