4 de febrero de 2010

A la comunidad cristiana de Antofagasta.

A principios del año 2009, se destacò una nota en el Diario El Mercurio de Antofagasta, en donde se resalta como hoy en dia nuestro pais y en especial nuestra ciudad, ha logrado en base a la palabra de nuestro señor, con la cobertura del espiritu santo, bendecir a mas y mas familias para la obra del magnifico, glorioso, adorado y enhaltecido Jesucristo.
.
Lo que pasa en nuestra ciudad de Antofagasta, no es menor, hay un avivamiento que ha ido permitiendo el acercamiento de miles y miles de familias, deseosas y gozosas en acercarse cada vez mas a la Fè.
.
Les digo: Seguiremos aumentando, por que nuestra ciudad està bendecida. Mas aun, nuestro pais se convertirà pronto en mas del 50% de la poblacion - Carlos Saavedra Martinez.
.
NOTA: El último censo de 2002 dio a conocer que el 15 por ciento de la población chilena es evangélica. Es decir, aproximadamente, 2 millones de personas. Si aterrizamos esta cifra en la comuna de Antofagasta, la cantidad sería cercana a las 45 mil personas.

Se trata, entonces, de un importante número de ciudadanos desvinculados a la Iglesia Católica Apostólica Romana que hoy, en nuestra ciudad, están coordinadamente agrupados en iglesias evangélicas, pentecostales, bautistas, Testigos de Jehová y comunidad cristiana.

Son 45 mil personas que en Antofagasta han logrado conformar y erigir importantes iglesias, templos y ministerios. Lo interesante es que se trata de niños, jóvenes y adultos que abrieron las puertas de su corazón y espíritu aceptando la presencia de Jesús y del Creador.

El propósito de esta editorial no es otro que el de destacar la constancia y consecuencia de estos chilenos que hoy dan que hablar por sus obras. Obras de fe dentro de sus comunidades y trabajos altruistas con sectores en riesgo social.

Estos 45 mil antofagastinos trabajan diariamente en la oración. Se reúnen, por lo menos, dos veces a la semana en sus respectivos centros para celebrar cultos y renovar votos cristianos.

Es una comunidad transversal. Hay empresarios, ejecutivos, profesionales, cesantes, dueñas de casa, uniformados, personas de escasos recursos, entre otros. Todos ellos, sin distingo social ni material, se reúnen para alabar a Dios y redimir sus actos mundanos.

A esta comunidad le escribimos hoy. Y no solamente dedicamos la presente columna editorial, sino que involucraremos sus obras y pensamientos en nuestras páginas de la crónica ciudadana. De hecho, desde hace una semana, y siempre en domingo, El Mercurio de Antofagasta publica una página cristiana en la que daremos a conocer temas de interés, reflexiones, columnas de opinión y las actividades más relevantes de esta comunidad.

Nuestro Diario es por esencia un medio de comunicación cristiano y ecuménico; con puertas y ventanas abiertas a todos los credos. Son ellos, ustedes, con la diversidad del conocimiento y la fe quienes construyen nuestra sociedad.

En un clima permanente de intolerancia, mediocridad y renunciaciones, viene bien contar con espacios abiertos al pensamiento cristiano. No se trata de abordar estos menesteres desde un punto de vista religioso. No, no se trata de religión, se trata de creer que somos criaturas de Dios, hechos a su imagen y semejanza.

Damos la bienvenida y acogida a cientos de familias que conforman, en la estadística, el 15 por ciento, pero que en el amor y entrega al Señor constituyen cientos de millones de regimientos de creyentes; de soldados que diariamente batallan contra el lado oscuro de la fuerza.

A estos gendarmes de la fe, les reiteramos que desde hoy cuentan con papel y tinta; que cuentan con un espacio para difundir las buenas obras.

Llegó la hora de sembrar.
.
Fuente: El Mercurio de An tofagasta.
.