13 de junio de 2012

LOS PECADOS SOCIALES.


DE LOS PECADOS SOCIALES NO SE HABLA MUCHO, MUCHAS VECES ESTAMOS INVOLUCRADOS EN LO MISMO Y POR ESO ES NECESARIO PODER ENTENDER ESTA SITUACIÓN QUE NOS AFECTA A MUCHOS.


Gálatas 5: 16-26
16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley 24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

Lo que hemos leído es lo que se vive en la iglesia en la actualidad, una iglesia que estaba recién comenzando, tenía situaciones que tenían que ver con las relaciones entre ellos, y es por eso que Pablo escribe estas palabras, donde nos muestra como Ud. y yo podemos cambiar, nosotros somos una iglesia que ha ido creciendo, evidentemente que en la medida que crece siempre hay situaciones de relaciones interpersonales. Dios quiere un solo cuerpo unido, hay una oración que hace Jesús, por sus discípulos:

Juan 17: 18-23
18Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. 

20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 

22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.


Precisamente, lo que el mundo ve de afuera, no es a la iglesia evangélica como si fuesen uno, ven que hay muchas congregaciones, y muchos se confunden con aquello, hay congregaciones que se han formado por el mover que Dios ha estado produciendo, en la persona, por eso cuando Dios muestra algo a un hombre éste quiere de alguna forma también proyectarlo y es cuando forma un nuevo movimiento.

La iglesia protestante fue un momento importante, donde un hombre recibió una gran revelación y él se dio cuenta que la iglesia a la cual pertenecía no se ajustaba a la palabra de Dios, y fue exonerado de aquella iglesia y necesariamente tuvo que comenzar otra, de ahí nacimos nosotros los protestantes, en el tiempo de la iglesia protestante también nacieron los pentecostales, aquellos que creían que todos los dones se podían manifestar en ellos, el hablar en lenguas significaba que realmente el Espíritu había venido sobre sus vidas, pero después de esto viene otro movimiento más, que es el movimiento carismático, pero que no nace en la iglesia evangélica, sino que nace en la iglesia católica, ellos también creían que los dones funcionaban en ese tiempo, tal como lo decían los pentecostales, pero no estaban de acuerdo de que el hablar en lenguas realmente era una señal de que el Espíritu estaba en ellos, y ellos tampoco, no querían solamente que los pentecostales, la iglesia autentica tradicional, pudiesen entender esto, sino que querían que los católicos también pudieran entrar en esto, como buscando esa unidad que por mucho tiempo ha sido esquiva; también se produjeron muchos problemas de doctrinas entre unos y otros, a los carismáticos, de hecho, la iglesia católica ya no los saca fuera, sino que trata de trabajar con ellos para poder entender lo que Dios les ha estado mostrando.

Después, llego el movimiento de la renovación, nosotros partimos en el movimiento de la renovación, en donde Dios quiere llevar todo a como era antes con los dones del Espíritu Santo, la unción de poder, fueron palabras que se hicieron parte de nuestro vocabulario y también se produjo otra situación que causo ciertas divisiones y problemas porque no todos tenían el mismo entendimiento de lo que Dios quería hacer. La palabra dice que Dios nos va a llevar de Gloria en Gloria y eso es lo que hemos estado viendo en estos últimos tiempos, aun muchos no aceptan el tiempo de los profetas y de los apóstoles, porque piensan de que eso fue en el principio y ya no es más, pero sin embargo, nosotros hemos tenido vivencias en que esto sí viene de parte de Dios, y por esa razón también somos mirados extrañamente, porque no se entiende que es un movimiento que Dios ha estado produciendo en medio de su gente. Pero hay otros movimientos que tienen relación con Ud. y yo y que también causan efectos.

Gálatas 5:
17  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Esto es parte de la guerra espiritual, que como personas, nosotros tenemos que desarrollar, tenemos que entender lo que significa, la carne representa todo el pecado de nuestros padres y todo el pecado de nuestros antecesores, no es solamente carne cuando hablamos de cuerpo, la carne también lleva implícito lo que pasa en nuestra alma. Es nuestro cuerpo y nuestra alma lo que fue corrompido cuando el hombre desobedeció a Dios y quiso gobernarse por sí solo, es esta carne sobre la cual está hablando Pablo y en la cual se debe trabajar y aquí nos está describiendo de las guerras evangélicas. Esto se va a dar siempre, Ud. constantemente se va tener que ser parte de esa lucha. Ud. tiene que internalizarse en su corazón porque la lucha también va a ser dentro de nuestras emociones, nuestra voluntad, todo está involucrado en esta lucha entre la carne y el espíritu, dice la palabra: manifiestas son las obras de la carne , aquí está hablando, cuando dice manifiestas, de declarar cuales son las obras de la carne, lo que sale de nosotros a causa del pecado que había en nosotros, que si bien es cierto, nos hemos convertido, el Espíritu Santo está en nosotros, pero nuestra carne todavía quiere tomar posesión sobre el hombre, quiere gobernar sobre la persona, por eso es la lucha que se tiene que tomar constantemente y que no la podemos ignorar, y el apóstol Pablo nos va a demostrar cómo es que nosotros debemos vencer a esta carne, que está constantemente trabajando sobre nuestras vidas y cuáles son estas obras de la carne: la palabra dice: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, los escritores han decidido estas obras que están en el versículo 19, como el pecado moral que hay en el hombre; después tenemos, en el versículo 20, idolatría, hechicería, esos serian los pecados religiosos que hay en nosotros, pero después habla de nueve pecados más, que son : enemistades, pleitos, iras, celos, contiendas, descensiones, herejías, envidia y homicidio, y esos son pecados que tenemos entre nosotros, entre nuestros hermanos, alguien los definió como los pecados sociales por que corresponden a nuestro comportamiento, con nuestros hermanos, uno fue más lejos y dijo que son pecados cristianos, y muchas veces convivimos con ellos, muchas veces los permitimos, de hecho, se habla mucho de los pecados morales, de los pecados religiosos, pero de los pecados sociales no se habla mucho, muchas veces estamos involucrados en lo mismo y por eso es necesario poder aclarar, para poder entender esta situación que nos afecta mucho.

Jesús oraba, para que fuéramos uno, pero esta unidad tiene que entenderse y formar parte de ella, tenemos que apropiarnos, entender en donde yo estoy fallando, en donde estoy permitiendo que mi carne este prevaleciendo, porque a lo mejor, no los tenemos todos, algunos pueden estar allí y nos debilitan como congregación que nos hacen aparecer mal ante los demás, ante aquellos que buscan en donde encontrar paz, el mundo no tiene paz y se supone que en la iglesia está, para aquellos que no conocen a Dios deberían encontrar esa paz en medio nuestro, porque Jesucristo nos dio la paz, pero sin embargo esa paz a veces se perturba en medio nuestro y tampoco esta.

Los pecados sociales, qué significan realmente, algunos apuntan claramente a la división de la iglesia, como son: los pleitos, las contiendas, las disensiones, que tienen que ver claramente con nuestra relación  y que apuntan a veces a producir divisiones en medio nuestro.  

Los pleitos, los podemos definir como antagonismos que hay en medio nuestro, litigios, querellas, riñas, luchas, por la superioridad.

Las contiendas, también se pueden definir como guerras, discusiones, debates, peleas por conseguir un propósito, la búsqueda del poder, están involucrado en la contienda, en todo siempre hay una ambición egoísta que produce rivalidades en medio nuestro.

Las disensiones, son enseñanzas divisorias que se introducen en medio nuestro que no están respaldadas por la palabra de Dios, son desacuerdos, al parecer de cómo interpreta uno, de cómo interpreta el otro, son desuniones, rivalidades en general.

Las herejías, Ud. tiene que recordar, que esta palabra el apóstol, la escribió a gente convertida, son problemas que tenemos dentro de la iglesia, apuntan claramente a la división, y son creencias o doctrinas que se levantan contrarias a los dogmas de fe que ya han sido establecidas, posturas contrarias. Todos estos pecados enumerados apuntan cada vez a la división de la iglesia.

Las enemistades, es una relación contraria a la amistad, son intensiones y acciones hostiles, es una aversión no necesariamente mutua, aunque si frecuente entre varias personas, a veces por el solo parecer,   sin conocer a un hermano podemos opinar de muchas cosas, pero cuando lo conoces, te das cuenta que lo que había en tu corazón no tenía ningún fundamento. Muchas veces sin conocer a la persona la encuentras pesada, y no la quieres saludar.
  
Las iras, son sentimientos explosivos que se inflaman, esto se convierte en palabras o acciones violentas.

Los homicidios, la palabra en el libro 1Juan señala: que todo aquel que aborrece a su hermano, es homicida, en el resentimiento va un pecado reaccionario, el cómo Ud. enfrenta, por eso se produce el resentimiento en el corazón de la persona, la palabra dice en Lucas 17: 1, es imposible que no suframos tropiezos,  se define como ofensa por alguna situación, por un mal entendido, por mala intensión podemos ser ofendidos, pero Ud. puede salir de aquella ofensa y no reaccionar mal, hay una tendencia siempre a reaccionar mal al mal que a uno le han hecho, porque a veces hay verdades y a veces no hay verdades, pero no debemos reaccionar mal por aquello, todo lo contrario debemos tomarnos de la palabra de Dios, debemos saber que en el Reino, reina el perdón, la paz, el gozo, eso es lo que nos tiene que ayudar en estas situaciones, debemos buscar un entendimiento con nuestros hermanos.

También tenemos los celos, esta palabra puede ser tomada positiva o negativamente, porque Dios nos anhela celosamente, pero El quiere que nosotros pertenezcamos a Él,  sin embargo hay un celo que es negativo, un celo que es contrario al espíritu, el celo es un resentimiento, es envidia del éxito de otros, se siente agraviado porque Dios lo beneficia más, y es una respuesta emocional compleja y a veces perturbadora, cuando alguien recibe una amenaza hacia algo que considera propio, aquí está involucrado también el egoísmo, la envidia es una antipatía, hacia una persona que tiene algo que  desea, también es una antipatía por el éxito de una persona un disgusto o pesar por el bien ajeno, ya sea cosas materiales, el pecado social que está involucrado en medio nuestro, la palabra cuando dice: manifiestas, es que la podamos abrir, la podamos conocer, podamos saber de qué se trata, para que podamos Ud. y yo revisar nuestra vida, poder saber cuánto de esto hay, el versículo 16 de Gálatas dice: Andad en el espíritu, ese andad, es un verbo que está en presente imperativo, no dice, por favor podrían andar.

Andad en el espíritu no tiene ninguna otra alternativa, significa que es permanente, es un proceso constante que Ud. le permita al Espíritu Santo que trabaje en su vida.

Cuando estamos reunidos,    en medio nuestro se manifiesta la gloria de Dios, sentimos su amor, su unción, eso es bueno, pero es más bueno cuando haces del andad en el espíritu un proceso, cada hora, cada minuto cada segundo, en todo lugar y en toda persona eso es lo que significa el Andad en el espíritu. No permita que las obras de la carne salgan.

Lo que quiere Dios es que nos amemos, así como El nos amó, El no pidió ninguna condición a nuestras vidas, seguramente ni siquiera íbamos a tener el merito para alcanzarlo, pero El nos ama igual  a pesar de que a veces caemos, El nos sigue amando. Es importante que Ud. aprenda a caminar y a andar en el espíritu, sabe si Ud. vive solamente de experiencia no significa de que Ud. no está sujeto a la carne, el andar en el espíritu es un proceso que se da día a día lo tenemos que vivir a cada momento en cada situación.

Pastor: Benjamín Araya

Fuente: Comunidad Cristiana Antofagasta.
.