11 de abril de 2011

Presidente de iglesia evangélica chilena fue agente de la CNI.


.
Roberto López Rojas participó también en la Dirección de Inteligencia de la Armada.

El aludido negó estar impedido moralmente para desempeñar sus funciones.
.
El actual presidente de la Iglesia Metodista Pentecostal (la principal congregación evangélica de Chile, con más de dos millones de fieles), Roberto López Rojas, fue agente de la Central Nacional de Informaciones (CNI), sucesora de la DINA como policía secreta de Pinochet.

Así lo pudo confirmar la Agencia Efe a través de documentos de la Armada a los que tuvo acceso, y en una entrevista que realizó al propio obispo, quien aseguró no estar involucrado en "ningún crimen" y sentirse "honrado" de haber cumplido las funciones que se le asignaron como suboficial de la institución naval.

En su currículum de López figuran cursos de perfeccionamiento en la CNI y en la Marina (donde también operó como agente de la Dirección de Inteligencia de la Armada, Dirinta), entre ellos de "Inteligencia Naval", "Capacitación de inteligencia operacional" y "Guerra especial"

Además, fue agente del Servicio Secreto de la Armada, con operaciones tanto en el ámbito interno como externo de la institución

Su condición de agente aparece confirmada en el "Oficio Ordinario número 1505/0323/1590 INT", de la Marina, al que tuvo acceso EFE.

El documento no detalla qué funciones cumplió el obispo en los organismos donde estuvo, pero señala que López también cumplió tareas en el Estado Mayor de la Defensa Nacional.
.
El líder religioso no aparece involucrado en delitos de lesa humanidad. (Foto: UPI)

En entrevista con Efe, Roberto López confirmó su paso por todos los organismos mencionados, aunque al señalársele la necesidad de grabar algunas de sus respuestas, además de tomar notas, se negó y puso como condición la presencia de un abogado en una nueva reunión, que él convocaría. Posteriormente cambió de opinión y no accedió a una nueva entrevista.

Roberto López no aparece involucrado en delitos de lesa humanidad y asegura que no se avergüenza de su pasado. Preguntado si no se considera moralmente impedido de encabezar una institución que aboga por la paz y los derechos humanos, tras haber estado en organismos represivos que violaron esos derechos, como la CNI y los servicios de inteligencia de la Armada, expresó que "no".

"Por el contrario, a mucha honra, me siento orgulloso de haber cumplido mis funciones, pues nunca estuve involucrado en ningún crimen", repuso.

En 1985 el juez Carlos Cerda instruyó la causa "ROL 2-77" en contra de la asociación ilícita criminal "Comando Conjunto" por el secuestro y desaparición, en 1976, de los militantes comunistas Edras Pinto Arroyo y Reinalda Pereira Plaza.

Según el expediente de este proceso, el 10 de diciembre de 1985 el juez Cerda ordenó detener a una persona que, desde un vehículo, fotografiaba su ingreso y el del testigo Carlos Paredes a la Cárcel de San Miguel, en Santiago, donde debía realizar unas diligencias.

Según un oficio redactado por el juez e incorporado al expediente, el detenido dijo llamarse "Roberto Alejandro López Rojas" y aseguró que estaba ahí "para visitar a un amigo que había caído" y que se encontraba detenido.

El juez Cerda ordenó entonces ingresar a Roberto López al recinto carcelario, para interrogarlo e incautarle la máquina fotográfica. En una declaración judicial prestada ese mismo día, López Rojas reconoció haber sido enviado "a tomar fotos de las personas que entraran al presidio".

Posteriormente, el 11 de diciembre de 1985, la Armada envió al juez Cerda el oficio número 40-87, en el que informaba de que López fue enviado a la cárcel "a prestar protección al teniente de la Armada Daniel Guimpert Corvalán", un triple agente de la DINA, Comando Conjunto e Inteligencia Naval, que actualmente se encuentra procesado por varios crímenes de lesa humanidad, y a quien testimonios judiciales resaltan por su extrema crueldad con los prisioneros.

En 1986 Guimpert figuró en una lista de 40 agentes del Comando Conjunto procesados por el juez Carlos Cerda por el secuestro y desaparición de Edras Pinto y Reinalda Pereira, lista que encabezó el ex integrante de la Junta Militar y ex jefe de la Fuerza Aérea Gustavo Leigh.

Este episodio fue confirmado a Efe también por el obispo López, quien permaneció en la Marina entre el 1 de agosto de 1979 y el 15 de julio de 2001.
.
Fuente: Cooperativa.cl
.