15 de mayo de 2010

José Grau, Doctor Honoris Causa por el Seminario de Teología de Aix-en-Provence.

La Facultad Libre de Teología Reformada de Aix-en-Provence en Francia, acaba de decidir conceder un doctorado honoris causa a José Grau, reconocido teólogo español cuya obra es clave en el pensamiento protestante en España y Latinoamérica en los últimos tiempos. Es un autor reconocido por sus obras sobre la historia de la iglesia, la defensa de la fe, la escatología y la doctrina bíblica, entre otras.

Se le reconocerá este galardón el próximo sábado 5 de junio, a las 18 horas, en la iglesia en c/Verdi 191, Barcelona. En este acto tendrá a su cargo la predicación el pastor y teólogo José de Segovia.

José Grau nació el 1 de enero de 1931 en el seno de una familia poco religiosa. Sin embargo, sería en su juventud cuando conoce el evangelio. Grau cuenta que «incluso en los años de mi ateísmo, y aún por reacción, Dios era un tema profundamente serio para mí», y recuerda que «lo que despertó mi inquietud espiritual no fue tanto el más allá, como el más acá, no la muerte, sino la vida y su significado». Lo que buscaba «no era la huida de la vida sino el encuentro con la misma». Eso «es lo que me llevó a interesarme por el Evangelio».

Grau conoció el evangelio por medio de la lectura de la Biblia, que consiguio de segunda mano en el mercado de Sant Antoni de Barcelona un domingo por la mañana. Toma entonces contacto con la iglesia católica-romana, por medio de un párroco de su barrio, pero en seguida se siente defraudado por su sacramentalismo, ritualismo y profesionalismo impersonal.

Es a raíz de sus primeros contactos con algunos protestantes, que comienza a asistir a algunos cultos evangélicos. Y tras una noche en vela, orando y buscando a Dios, comprende que Jesucristo es la revelación y salvación de Dios. Una noche después recibe a Jesús como su Señor y Salvador en 1953, sintiéndose inundado por primera vez de su presencia, lleno de la confianza y la paz del Espíritu de Santo. Aquel cambio radical no se le presenta como una opción más en la vida. Se da cuenta que es cuestión de Conversión o perdición, como titula su primer libro, que publicó Ediciones Evangélicas Europeas en Winterthur, Suiza, en 1960.

SOLA ESCRITURA
Grau comienza entonces una carrera en la que la investigación bíblica le lleva a enfrentar conceptos e ideas que consideraba erróneas. Así, detecta que ante la Sola Escritura de la Reforma, siempre hay dos amenazas: el subjetivismo y la tradición. Está el peligro de la tradición que se levanta por encima de la Biblia. Ya que «no es la Iglesia la que determina lo que la Biblia enseña, sino todo lo contrario: Es la Biblia la que determina lo que la Iglesia tiene que enseñar». Y al final de ¿Qué es la verdad? (E.E.E., Winterthur, Suiza, 1965), Grau advierte también sobre el peligro del subjetivismo, puesto que «el mismo Espíritu de vida que obra en el creyente, quiere ofrecer a éste una base objetiva, firme e inmutable en donde apoyar la dirección de su vida». Así que «la veracidad de la voz del Espíritu tiene su comprobación en la Biblia».

El fundamento apostólico (E.E.E., Barcelona, 1966) es otra gran obra del teólogo, en la que se afirma la autoridad de la Biblia, considerada por muchos una de las mejores que se haya publicado nunca en castellano. Parte de la convicción profunda de que «los escritos bíblicos no poseen autoridad porque están en el canon, sino que están en el canon porque son inspirados» por Dios. Grau da así a conocer el pensamiento de Cullman, Ridderbos, Bruce y Ramm sobre la base del Canon, por el que la Historia de la Revelación está íntimamente unida a la Historia de la Salvación.

Como parte del Comité de la Unión Bíblica, Grau ha escrito abundante material devocional en las Notas Diarias sobre muchos libros de la Escritura, así como el volumen que abre la serie La Biblia y su mensaje sobre Génesis y Éxodo, pero también un buen número de comentarios bíblicos sobre el Antiguo Testamento de gran valor académico, como los que ha dedicado a Habacuc, Cantares, Eclesiastés y Nahum, más recientemente. Son obras de gran rigor exegético, pero que nunca olvidan el poder de su mensaje.

PERSEGUIDO POR SU FE
La inmensa labor literaria hecha por José Grau desde España comenzó en una época de represión. Grau fue invitado por José María Martínez a formar parte del equipo de la Misión Evangélica Europea y se llegaron a publicar los dos primeros títulos con un falso pie de imprenta en Suiza, ya que estaban hechos en Barcelona.

El impresionante trabajo que hizo al frente de Ediciones Evangélicas Europeas (EEE) fue pionero en muchos sentidos. Cuando no había libertad religiosa, publicó toda una serie de folletos y libros y evangelísticos, que presentaban la Buena Noticia en un lenguaje claro y comprensible, desde nuestro contexto español. Aquella literatura fue providencial para la conversión de muchas personas. Tal instrumento en las manos de Dios, se encontró sin embargo con una terrible oposición.

El Viernes Santo de 1960 la policía confiscó cerca de cuatro mil ejemplares de libros y más de sesenta mil folletos, siendo procesado el señor Grau al año siguiente, bajo la acusación de imprimir «literatura clandestina». Todo aquel material fue destruido y el 13 de diciembre de ese año el diario británico The Times publicaba la noticia de las sentencias de un mes y un día de cárcel para Grau y el impresor Salvador Salvadó.

Fichado así por la policía franquista, y con temor a ver destruida una obra tan costosa como Concilios, el señor Grau firma este esfuerzo monumental en dos volúmenes bajo el seudónimo de Javier Gonzaga en 1965, bajo los auspicios de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU., como si fuera obra de una editorial norteamericana que había en Grand Rapids, Michigan, EE.UU. (International Publications), cuando estaba hecha verdaderamente en Barcelona

Tal obra no fue solamente un esfuerzo sin precedentes en el campo literario evangélico de todo el mundo, sino que todavía no se ha hecho nada similar. Personas reconocidas de muchos países han mostrado interés en traducir estos volúmenes a sus respectivos idiomas, pero es una labor que está todavía pendiente.

LA TEOLOGÍA DEL REINO
José Grau siempre ha considerado que había dos asignaturas pendientes en el mundo evangélico español. Por un lado, la teología del Reino, y por otro, la teología de la Creación. Su literatura, por eso, frente a la superficialidad del lector que prefiere lo que René Padilla ha llamado alguna vez «basura evangélica con lindas cubiertas», ha buscado abrir perspectivas a un pensamiento evangélico contemporáneo desde un claro fundamento teológico. Esa es la razón también por la que ha dedicado tantos años a la enseñanza, como profesor tanto del Instituto Bíblico y Seminario Teológico de España (IBSTE) de Castelldefels como en el Centro Evangélico de Estudios Bíblicos (CEEB) de Barcelona desde 1969, que auspicia la Alianza Evangélica Española, cuya Comisión de Teología ha dirigido y representado en varios congresos internacionales.

No hay duda que Grau es una de las mayores autoridades protestantes del mundo en el campo del catolicismo-romano, pero su pensamiento ha sido tan importante en el mundo evangélico que fue invitado a hablar sobre los Obstáculos de la evangelización en el conocido Congreso Europeo de Evangelización que tuvo lugar en Amsterdam en 1971, pero también en el famoso Congreso sobre la Evangelización del Mundo de Lausana en 1974, donde se haría conocido por su contribución a la teología del Reino con autores latinoamericanos como René Padilla o Samuel Escobar. Tema sobre el que ha publicado muchos trabajos, hasta en francés e italiano. El pensamiento de Grau se ve cada vez más influenciado por la teología reformada.

Es desde la teología del Reino que llega también a su polémica postura escatológica amilenial. Sus denuncias a la «escatología-ficción» le atraen un buen número de críticas, que hacen que muchos hermanos tengan todavía reparos sobre su teología. Para entender todo este debate escatológico, hay que darse cuenta que el dispensacionalismo es algo más que un sistema de interpretación de la profecía bíblica. Es toda una manera de ver a Israel, la Iglesia, la ética y el propio lugar del cristiano en el mundo. Muchos de estos enfoques y orientaciones eran completamente desconocidos antes del siglo XIX, pero han llegado a convertirse en algunos círculos en sinónimo de la ortodoxia bíblica. A Grau no le interesa por eso tanto la cuestión del milenio, como la hermenéutica y la parálisis que esta escatología ha producido en el cristianismo evangélico.

LA TEOLOGÍA DE LA CREACIÓN
La enorme inquietud intelectual de Grau ha ido siempre acompañada de una insaciable curiosidad por todo tipo de temas. Su conocimiento de la actualidad le ha hecho siempre estudiar con seriedad muchos temas sociales, políticos y culturales, desde una perspectiva cristiana. Es así como introduce el pensamiento de Francis Schaeffer en todo el mundo de habla hispana. En su colección de Pensamiento Evangélico Contemporáneo aparecen también en castellano, fieles traducciones de autores tan importantes como Stott, Morris, Berkouwer, Kevan, Hoekema o Stibbs. Estos textos venían siempre acompañados de reflexiones introductorias de Grau, que los adaptaba al contexto de nuestro país. Grau ha visto por eso siempre la necesidad de una teología contextualizada.

La teología de la creación es uno de los pilares que recorren la obra de Grau, que descubre que no sólo hay una Gran Comisión, que nos manda predicar el Evangelio a toda criatura (Mt. 28:19-20), sino que también hay un mandato cultural (Gn. 1:28). Es por eso que Ediciones Evangélicas Europeas, lo mismo publicaba un libro sobre la evangelización que sobre el trabajo. Sus autores incluyen tanto expositores bíblicos como Leon Morris, que un mecánico como Frank Deeks. Grau prescindió a partir de su lectura de Schaeffer de una división que el mundo evangélico todavía no ha superado, entre lo sagrado y lo secular.

MULTIMEDIA
Les ofrecemos dos audios con sendas entrevistas a José Grau.

“Homenaje del CEEB a José Grau”, una entrevista de Daniel Oval en mayo de 2007 sobre este reconocimiento, relatando Grau su trayectoria vital y espiritual.

Entrevista a José Grau sobre “Falso y verdadero ecumenismo” en mayo de 2009.
.
Fuente: J. de Segovia / Protestante Digital.
.