20 de febrero de 2009

¿Cómo saber si estoy capacitada para el liderazgo?

Dios nos ha sacado de nuestra situación de esclavitud, para poder ofrecer una vida llena de bendiciones a otras personas.

Algunas de nuestras visitantes nos han planteado las siguientes preguntas:

“¿Qué puedo hacer si siento temor de enfrentar un liderazgo y aunque he tenido la oportunidad, me da miedo tomar la decisión? “

“¿Cómo hago para ministrar sin timidez, o vergüenza de estar frente a personas ministrando?”

Recuerda siempre que Dios tiene un plan y un propósito específico para ti, y te ha capacitado para responder a ese llamado celestial a través del cual quiere bendecir, salvar, sanar y liberar a muchas personas. Cuando tu vida ha cambiado porque has recibido el perdón de Dios y has conocido la inmensidad de su amor no solo por agradecimiento y amor a Él, sino también por las almas perdidas, no puedes quedarte callada, todos tenemos el llamado de testificar de Jesús, de su infinito amor y poder.

¿Cuánto estás dispuesta a demostrarle a Jesús que lo amas? En Juan 21.15-17 vemos como Jesús le pregunta varias veces a Pedro si lo ama, la respuesta al sí de Pedro es una instrucción clara dada por Jesús: apacienta, pastorea y cuida de las ovejas.

“Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor, tú sabes que te amo. El les dijo: apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? …Jesús le dijo: apacienta mis ovejas.”

Dios nos ha sacado de nuestra situación de esclavitud, para poder ofrecer una vida llena de bendiciones a otras personas. El liderazgo es de valientes, ser valiente no significa que no tiene temores ni miedos, sino que con todo y el miedo y temor que uno tiene (tal vez de hablar en público, o del qué dirán, etc.), se esfuerza para bendecir a otros.

La vida de un líder es quien comprende claramente que su vida debe ser de acuerdo a la voluntad de Dios en todos los aspectos de su vida: Como hija, cónyuge, madre, trabajadora, empleadora, porque será de ejemplo en cada uno de sus roles para reflejar la vida y el carácter de Cristo. Cuando estás convencida de que Jesús te ha llamado a bendecir a otros, seguramente te comprometerás a hacerlo y hacerlo bien. El mantener un compromiso crea carácter y saca lo mejor que hay en ti. Si crees realmente en el llamado que Dios te ha hecho, comprométete a cumplirlo. Mientras vas en el camino, Dios formará al carácter en ti que Él quiere y tú necesitas.

En el Nuevo Testamento podemos observar muchas mujeres que ejercían el papel de líderes como diaconisas (también significa ministro, pastorados, apóstoles, etc.) y cada una de ellas fueron mujeres esforzadas y valientes y estuvieron dispuestas a proclamar el evangelio a pesar del contexto cultural de la época y la persecución a los cristianos. Ellas dijeron sí al llamado del Señor y descubrieron el propósito y el plan de Dios para sus vidas. Seguramente tu contexto es muy diferente al de esas épocas, pero Dios te ha puesto en ese contexto para BENDECIR A OTROS con tu vida y testimonio.
.
Fuente: Mujer eres Excepcional, con Sonia Luna
.