1 de agosto de 2008

Bases de Fe.


En tanto que cristianos Evangélicos o Protestantes, aceptamos la Revelación del Dios único en tres personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) dada en las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento, y confesamos la fe histórica del Evangelio que se proclama en sus páginas.

Afirmamos, por consiguiente, las doctrinas que consideramos decisivas para comprender la fe y que deben expresarse en amor, en el servicio cristiano práctico y en la proclamación del Evangelio:

Artículo 1.
Creemos que hay un solo Dios verdadero, el cual es Hacedor y Sustentador de cuanto existe. Que en la unidad de la Divinidad existen tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los cuales son iguales en sustancia, atributos y gloria.
Artículo 2.
Creemos que Jesucristo es Dios manifestado en carne. En El concurren dos naturalezas: la divina, con todos sus atributos, y la humana en absoluta perfección, constituyendo una sola persona indivisible. En su concepción virginal por obra del Espíritu Santo, su vida sin pecado, sus milagros, su muerte vicaria y expiatoria, su resurrección corporal, su ascensión, y que El es el único mediador entre Dios y los hambres, que intercede por nosotros, y que ha de volver por segunda vez en poder y gloria.

Artículo 3.
Creemos en la persona divina del Espíritu Santo, que regenera al pecador y santifica al creyente, en el cual mora como prenda y garantía de su salvación eterna, para fortalecerlo, consolarlo y conducirlo en una vida de obediencia a Dios. Asimismo que enriquece a la iglesia con dones espirituales, le da unidad y la guía en el cumplimiento de la misión que le fue encomendada por Cristo.


LA BIBLIA

Artículo 4.
Creemos que las Sagradas Escrituras (los treinta y nueve libros del A.T. y las veintisiete del N.T.) son inspiradas divinamente en su totalidad, sin error, dignas de toda confianza, y debe constituir nuestra suprema autoridad en todo lo concerniente a nuestra fe y vida.

EL DIABLO

Artículo 5.
Creemos que existe Satanás, el cual era querubín grande, creado por Dios, sello de perfección, lleno de sabiduría, acabado de hermosura y perfecto en todos sus caminos, más pecó queriendo ser semejante al Altísimo y fue arrojado del cielo en compañía de ángeles que le siguieron en su rebelión.

Artículo 6.
Creemos que su obra en relación con el hombre, desde el Edén, consiste en engañarlo y tentarlo para que peque contra Dios desobedeciéndole, colaborando en esta obra, bajo sus órdenes, los ángeles que le siguieron.

EL HOMBRE

Artículo 7.
Creemos que todo ser humano tiene tendencia innata al pecado y una conducta pecaminosa, y como consecuencia, está destituido de la Gloria de Dios. Sólo la acción del Espíritu Santo puede transformarlo, dotándolo de una nueva naturaleza mediante la regeneración, para la que se requiere, por parte del individuo, el arrepentimiento y la fe en Cristo, condiciones indispensables, para obtener la salvación.

Artículo 8.
Creemos que la salvación es solamente por la fe en los méritos de Cristo y en el valor de su sangre derramada en la cruz como suficiente para darle al hombre perdón, salvación y vida eterna, quedando así excluido todo mérito humano.

Artículo 9.
Creemos que la santificación es obra que realiza el Espíritu Santo en armonía con la Palabra de Dios. Por lo tanto, el creyente debe vivir una vida santa, apartado de toda especie de mal, en obediencia a la Sagrada Escritura y que la santidad es norma de vida de Dios para su pueblo.

Artículo 10.
Creemos que habrá resurrección de muertos, tanto de justos como de injustos; los justos para vida eterna y los injustos para vergüenza y confusión perpetua.

LA IGLESIA

Artículo 11.
Creemos que todos los redimidos constituyen la Iglesia Universal y son miembros del Cuerpo de Cristo, cuya única cabeza es El.

Artículo 12.
Creemos que la Iglesia Local es una congregación de creyentes en Cristo, unidos bajo la dirección del Espíritu Santo, para tributar adoración a Dios, promover la edificación de sus miembros, practicar las ordenanzas de Cristo y difundir el Evangelio.

Artículo 13.
Creemos que Jesucristo en su soberanía, dio y sigue dando a su iglesia: apóstoles, profetas, evangelistas, pastares maestros; los que hacen milagros, los que sanan, las que ayudan, los que hablan en lenguas, las que las interpretan, los que tienen palabras de sabiduría de ciencia, las que tienen don de discernimiento, los que administran, las que tienen fe, etc..

Artículo 14.
Creemos que el Bautismo y la Santa Cena son ordenanzas que el Señor Jesucristo dejó establecidas para ser observadas por los creyentes: El Bautismo, símbolo de nuestra muerte a la vida de pecado y resurrección a una nueva vida en Cristo, se efectúa por inmersión en agua en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; la Santa Cena fue instituida para conmemorar la muerte de Cristo y debe celebrarse con ambos elementos: pan y vino, símbolos del cuerpo y de la sangre del Señor respectivamente.

Artículo 15.
Creemos que todo nacido de nuevo debe contribuir con sus diezmos y ofrendas al sostenimiento de su iglesia local, siendo ésta la administradora.

Artículo 16.
Creemos que todo creyente que no ande conforme a la voluntad de Dios ha de ser amonestada y disciplinada conforme a las reglas o normas dadas por El, descritas en las Sagradas Escrituras.

ACONTECIMIENTOS FINALES

Artículo 17.
Creemos que Cristo vendrá a arrebatar a su iglesia cuando se manifieste con los santos que durmieron en El. Este acto será en un abrir y cerrar de ojos conforme a las Sagradas Escrituras.

Artículo 18.
Creemos que el Anticristo es un hombre que ha de manifestarse en los últimos días con gran poder y prodigios mentirosos, cuyo advenimiento es par obra de Satanás. Hará pacto con muchos, entre ellos el pueblo judío, siendo vencido por Cristo en su segunda venida.

Artículo 19.
Creemos que la Gran Tribulación será un tiempo terrible en el que las personas de todas las naciones sufrirán cazo nunca.

Artículo 20.
Creemos que Cristo vendrá a la tierra después del Arrebatamiento para reinar sobre todas las naciones. Esta vez todo ojo le verá, viniendo con El todos los ejércitos celestiales, incluidos todos los creyentes.

Articulo 21.
Creemos que el Milenio dará comienzo después de la Batalla de Armagedón. Será un tiempo de gran prosperidad en todos los órdenes debido a que Cristo estará reinando sobre la tierra con todos los santos desde Jerusalén.

VIDA FUTURA

Artículo 22.
Creemos que todos los creyentes serán juzgados ante el Tribunal de Cristo, cuyo juicio no es para condenación sino para recompensas por las obras que cada creyente haya realizado.

Articulo 23.
Creemos que todos los incrédulos serán juzgados después del Milenio en el Juicio Final, el cual será de condenación.

Articulo 24.
Creemos que hay un infierno, lugar de castigo para el Diablo y sus ángeles, así como para todos aquellos hombres que rechazan el Evangelio de la Gracia de Dios, y asimismo una vida bienaventurada y eterna de pleno disfrute de la Gloria de Dios, donde todos sus hijas gozaran y vivirán eternamente en una nueva sociedad de justicia y santidad sirviendo al Señor.

Gentileza: Asamblea Cristiana.