28 de noviembre de 2014

SESENTA MIL CHILENOS MARCHAN POR JESÚS.

Sesenta mil chilenos Marchan por Jesús.

Miles de evangélicos participaron de la marcha principal en la capital del país, con lemas a favor de la educación cristiana, la vida y el matrimonio entre hombre y mujer.

Alrededor de 60.000 personas se reunieron en la Séptima Marcha por Jesús que se realizó en el centro cívico de la capital, con el fin de conmemorar la importancia de Jesús, en el día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes de Chile.

Pancartas sobre Jesús, banderas cristianas, batucadas y coros entusiastas colorearon las cuatro columnas que marcharon desde los cuatro puntos cardinales hacia la Plaza Bulnes, frente a La Moneda.

Celebraciones similares se realizaron en otras ciudades como Calama, Valparaíso, San Fernando, Concepción y Puerto Montt, donde hubo reuniones públicas. Por primera vez en el día de las Iglesias Evangélicas se realiza este evento. La última marcha en Santiago se realizó el año 1999. La marcha también puso de manifiesto la opinión de la mayoría de los evangélicos en temas de valores, como el matrimonio homosexual o el aborto, a los que se oponen.

EL VALOR DE LA EDUCACIÓN

El obispo organizador, Juan Carlos Reyes, se refirió a la defensa de los valores en la educación señalando que “los colegios confesionales -por ejemplo- son muy importante para nosotros, en donde se manifiestan los valores y principios que nosotros profesamos”.

“Entonces lo que vemos de repente es que hay un interés muy marcado en implementar un sistema laico y resulta que cualquiera puede enseñar cualquier cosa en el futuro y nosotros queremos velar y cuidar a nuestros jóvenes y niños porque amamos nuestro país”, afirmó.

Reyes agregó que “esta marcha se realizó en seis oportunidades anteriormente hasta 1999. Pero quiero dejar un precedente acá, que cuando la iglesia abandonó las calles, otras personas las tomaron y resulta que no fueron de mucho beneficio para la nación. Eso es lo que queremos decir, que la marcha está enviando un mensaje de paz y armonía, queremos un Chile mejor”. 

 En la misma línea, el obispo Emiliano Soto, presidente metropolitano de las Iglesias Evangélicas, declaró que “como siempre se ha planteado, nosotros defendemos el valor del matrimonio entre un hombre y una mujer, esa es nuestra posición, igualmente de la defensa de la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte”.

Frente a la reforma educacional impulsada por el Gobierno, el obispo de la Iglesia Pentecostal, Hédito Espinoza, se mostró partidario de terminar con el negocio de la educación, aunque demostró preocupación por lo que ocurrirá con los colegios religiosos o confesionales. “Todos aquellos dueños de colegios les ha costado levantar un colegio. Conozco personas que han levantado con sudor, con lágrimas, juntando peso por peso y que el día de mañana sean los colegios, a lo mejor, quitados es una pena”, comentó.

Añadió que “creo que tiene que haber una mesa de buen diálogo el uno para con el otro y más que una reforma educacional, tiene que ver una excelencia, una calidad en lo que se enseña. No tomar la educación como un negocio, porque es hacer negocio con nuestros hijos”.

Desde el Ejecutivo, el ministro vocero Álvaro Elizalde destacó la labor del Gobierno en materia de libertad de culto, aunque reconoció que el camino de la fe evangélica en Chile no ha sido fácil.

Fuentes: Radio Cooperativa
Gentileza: Protestante Digital.